VOLVIENDO A LA VIDA REAL

Aterrizar en Madrid ha sido reubicarme en el vertiginoso ritmo que se exige en la capital. Aunque no he estado del todo “en off” en estos días, lo que pretendía (más aún habiendo repetido como corista eurovisiva y sabiendo cómo es la experiencia) era disfrutar de cada micropartícula del viaje, conocer más de cada persona presentada en mi camino y llevarme sensaciones reales, vivas, sin tener recuerdos borrosos por el hecho de tener que estar pendiente de las tecnologías y preocupaciones externas.
Ahora que lo he vivido todo al máximo, “Here I am!” con mi gente, con mi viola, mi tecladín, mis composiciones y mis proyectos infinitos.

_0KK5246

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *