Bio

Entre la frondosa naturaleza y rica cultura de su Ucrania natal, Milena Brody conectó con la música cantando casi antes de saber hablar, a través de sus vínculos familiares. Siguiendo el ejemplo de su madre (violinista profesional), comenzó a recibir clases desde los 6 años. Poco después llegaría a España (a los 9 años) y, tras un tiempo de adaptación al nuevo hogar, retomó y profundizó en sus estudios musicales. A pesar de su carácter multidisciplinar, el canto y la viola han sido desde entonces sus formas más habituales de expresión. Con ellas, por ejemplo, ha llegado a participar en el Festival de Eurovisión en dos ocasiones: en 2013 como corista de El sueño de Morfeo y en 2016, haciendo lo propio junto a Barei.

Aunque su más temprana formación fue clásica, a lo largo de los años Milena ha desarrollado un estrecho vínculo con la música de raíz afroamericana. Con maestros como Verónica Ferreiro, Celia Mur o Liliana Aracil, se ha formado en géneros como el soul y el jazz con base en la música popular, lo que culminaría en su participación en diversos coros de gospel o el cuarteto femenino Spin Gospel. Gracias al canto, y con la viola como su eterna acompañante, recibió una Mención Especial en la madrileña Escuela de Música Creativa. También como violista ha sido alumna de Alan Kovacs y de la Escuela de Música Grappelli, formando parte de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid y, actualmente, de la Orquesta Filarmónica de España.

Ha tenido la oportunidad de acompañar a varios artistas conocidos nacional e internacionalmente, tanto con la viola como haciendo coros. Entre ellos destacan Alejandro Sanz, Carlos Marín, Manuel Carrasco, Laura Pausini, Ricky Martin, Kygo, Xuso Jones, Marwan o Paula Rojo.

Aunque la interpretación ha sido un pilar fundamental en su trayectoria, Milena explora nuevas vías de contacto con su público a través de la composición de sus propios temas, que darán vida a su primer proyecto discográfico en los próximos meses.

 

MIlena Brody Collage